Alguien te lo tenía que decir: 100 mitos de la alimentación

1 comentarios

Esta nota no me pertenece: Al pie encontrarás información del sitio donde fue tomado y el enlace para seguir leyendo. Pero me pareció muy interesante y no tenía nada que agregar...

No es fácil desmoronar un mito.

Los mitos son persistentes porque cuentan con la fuerza de la tradición y se alimentan de la nostalgia por las voces, los olores y los sabores de la infancia.
Tampoco son del todo falsos: están elaborados con partes iguales de fantasía, creencias y saberes.

Pero, aunque parezcan inofensivos, pueden ser peligrosos en materia de alimentación porque se vinculan directamente con la salud.


Tortita, tortita... Tortita de manteca!

3 comentarios
No hay nada más argentino que llamar a una amiga (o hermana, mamá, vecina) y terminar con: -¿Nos tomamos unos mates?

No tiene nada que ver con la infusión, sino que es una invitación a charlar, compartir, comentar, sin condicionamientos, agendas, ni intereses... Sólo charla, compartir, escuchar, relajarse.
Qué linda costumbre es la de llevar un budincito, una tortita, que acompañe ese momento, a modo de presente

 Fotografía de www.tastespotting.com
 Acá les dejo esta receta muy fácil, también llamada de 4 cuartos, ya que lleva la misma cantidad de cada uno de los ingredientes. La aromaticé con limón y naranja, pero de vainilla es muy rica también. La cantidad de variaciones posibles es prácticamente infinita, sólo hay que respetar algunas sencillas normas que garantizan que siempre salga bien (Las encontrarás al final de la receta)

Una idea original: Hielo

2 comentarios
Si, Hielo! Presente en todas las reuniones: desde la humilde mesa familiar de verano, hasta una boda, aunque  en ocasiones no sea muy elegante, el hielo siempre está presente.
¿Quién no recuerda la nefasta moda del champagne con hielo, puesto de moda en los ´90 por la casta gobernante en Argentina? ¿Cuántas veces hicimos un verdadero sacrificio por comprar un vino de primera, servido a la temperatura justa, y nuestros comensales reclamaron hielo?
Bueno, aquí les dejo unas ideas para sevir un hielo fashion en cualquier ocasión:


Budín de naranjas (o de lima, de limón, mandarinas o cualquier mezcla de cítricos) sin grasas trans

1 comentarios
Hoy es un sábado gris en Córdoba. Tengo que preparar tres postres que me faltan para la sesión de fotos de postres light de mi empresa Caserito Viandas y estoy dando vueltas sin decidirme a prender el horno. La verdad es que la tarde da para comer un esponjoso budín junto a una pava de mate.
Esta receta es un budín de cualquier cítrico que uno tenga a mano, con el aditivo de que no lleva grasas saturadas... Ojo! No quiere decir que sea bajas calorías, sólo que es apto para personas con colesterol elevado y para todos aquellos golosos que disfruten de comer algo dulce a la tarde. Ingredientes: 1 y 1/2 taza de harina leudante 1 cdita de bicarbonato 1 pizca de sal 1 taza de azúcar 3 huevos 1 pote de yogurt natural o de vainilla 1/2 taza de aceite ralladura de una naranja Procedimiento: Encienda el horno y precaliente en moderado Enmanteque y enharine un molde de budín inglés Mezcle en un bowl los huevos, el yogurt, la ralladura y el aceite En otro bowl pase por el cernidor los ingredientes secos (2 pasadas es mejor que una) Mezcle con una espátula el contenido de los dos bowls y coloque en el molde. Cocine por unos 30 minutos, hasta que al introducir un cuchillito en el centro, éste salga limpio.
Ahora, si lo desea, puede ponerle por encima un glaseado; por un lado resaltará el sabor a naranjas, y por otro lado, preservará la humedad del budín Glaseado de naranjas: Coloque una taza de azúcar impalpable en un bowl, moje con unas gotas de jugo de limón y agregue el jugo de 1/2 naranja y dos cucharadas de mermelada de naranjas. Revuelva hasta que quede sedoso y deje chorrear por encima del budín.

Helados caseros (con máquina)

10 comentarios
Hace muchos años, mi madre volvió de la oficina en la que trabajaba con un "tesoro". Había comprado una máquina maravillosa que te permitía hacer helados caseros

Su funcionamiento era muy sencillo: se colocaba la mezcla en el recipiente, se ponía la tapa y todo el conjunto iba al congelador (hace 30 años no teníamos freezer...). Un cablecito salía por la puerta y se enchufaba, haciendo girar las dos paletas del aparato.
Yo no sé si nosotros eramos muy pobres, o en esa época los helados en la Patagonia eran muy caros, la cuestión es que para nosotros era muy raro ir a una heladería; pero a partir de ese momento comíamos helado todos los fines de semana.
El problema es que los sabores que mi mamá hacía eran los siguientes (los recuerdo como si fuera hoy!)

  • Café
  • Crema Rusa
  • Crema con pasas de uva
  • Algún licor con nueces
Mi hermana y yo los odiábamos y mi papá se los comía con placer...
Juré que jamás le haría a mis hijos algo semejante, pero el fin de semana pasado, mi marido llegó con una novedad...
¡La nueva máquina para hacer helados!
Muy bien, me picó la curiosidad, sobre todo porque veía a los chefs de elgourmet.com hacer helados fantásticos, de té verde, de lavanda, de malbec y de cuantas sobras encontraran dando vueltas.
Empecé paso a paso, nada de andar haciendo locuras de entrada: Primero el helado de dulce de leche (que según la tía Moni, la heladera, siempre fué el más difícil de lograr). Para eso hice una salsa inglesa, le mezclé dulce de leche en caliente, le agregué crema y la puse a helar. Resultado: helado sabor "Flan de dulce de leche", ya que el sabor de las yemas deja su impronta. Por esta razón no les dejo la receta.

Segundo intento: Helado de limón al agua.
Este quedó muy rico, sólo que le faltó el jugo de un limón más, que agrego en esta receta

HELADO CASERO DE LIMÓN AL AGUA

(Para preparar aproximadamente 1/2 litro de helado)
Ingredientes:
  • 1 taza de azúcar
  • 1 y 1/2 taza de agua
  • jugo y ralladura de tres limones
  • 3 claras de huevo
Procedimiento:
  • Haga un almibar punto hilo flojo con el agua y el azúcar. Deje enfriar
  • Agregue el jugo y la ralladura de los 3 limones y coloque la mezcla en el freezer por 10 a 15 minutos.
  • Bata las claras a medio punto (no a nieve). Mezcle con el almíbar al limón bien frío
  • Arme la máquina, hágala funcionar y vaya volcando la mezcla mientras que las paletas giran
  • Al cabo de 20 a 30 minutos, va a obtener un helado absolutamente cremoso, que recomiendo estacionar unas horas en el freezer para que "madure"
Con el mismo procedimiento hice:

HELADO DE YOGURT NATURAL

(para mezclar con frutas o pulpas)
Ingredientes:
  • Un pote de 200 grs. de yogurt natural
  • 100 grs. de crema de leche
  • 100 cc (1/2 taza) de leche
  • 4 cucharadas de azúcar impalpable
Procedimiento:
  • Mezcle rápidamente los ingredientes
  • Arme la máquina, hágala funcionar y vaya volcando la mezcla mientras que las paletas giran
  • Haga funcionar durante 20 a 30 minutos. Cuando lo saque mezcle las frutas o pulpas. También puede dejarlo así para servir con ensalada de frutas...

DELICIOSOS!!

Espero haber exorcizado los demonios infantiles de la máquina heladora... Perdón, mamá! Te juzgué injustamente. Que Dios y los niños me lo reclamen (o se lo reclamen a su analista, qué tanto!)